Córdoba

Córdoba fue durante los siglos IX y X la ciudad más importante de la Europa Occidental, con una intensa vida comercial, científica y artística cuyo esplendor se refleja en la gran mezquita y la judería. El conjunto del centro histórico, que comprende la mezquita, el barrio de la Judería y el alcázar de los Reyes Cristianos, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1994. Además de las mencionadas, otra visita imprescindible es la del museo del gran pintor Julio Romero de Torres. Paseando por Córdoba descubrirás que la fachada plateresca de la catedral esconde celosa los restos de la que fuera la segunda mezquita más grande del mundo árabe. El conjunto de altas columnas coronadas por arcos blancos y rojos se alza cual palmeral en medio del desierto. También rememorarás la riqueza de la cultura judía deambulando por el encantador barrio de la Judería de Córdoba. Durante muchos siglos, Córdoba fue un buen ejemplo de harmoniosa convivencia entre pueblos de diferentes creencias, pues en ella habitaron de forma pacífica cristianos, musulmanes y judíos.