Espejo

Rutas relacionadas

Entre las monumentales ciudades de Córdoba y Granada encontramos una serie de curiosos pueblos que se caracterizan por ubicarse en pequeñas lomas cuyo punto más alto lo ocupa un castillo. Son localidades como Espejo, Baena, Zuheros, Priego de Córdoba, Cabra o Alcalá la Real, que vivieron su esplendor durante la época musulmana y que conservan en sus cascos antiguos la típica estructura de medina con sus callejuelas y pequeñas plazas. El pueblo de Espejo se encuentra a 33 kilómetros de Córdoba. El núcleo de casas blancas está coronado por una fortaleza medieval y se erige sobre una colina, en medio de campos de trigo y olivos. El castillo es una construcción del siglo XV de planta cuadrada rematada por cuatro torres en las esquinas más la torre del homenaje en el centro y el torreón del Caballero junto a la parroquia. Fue erigido sobre construcciones previas de las épocas romana y árabe. En la actualidad pertenece a la duquesa de Osuna y se puede alquilar para eventos o como alojamiento. El otro edificio destacado en la localidad es la iglesia de San Bartolomé, templo originario del siglo XIV y profundamente reformado a lo largo del XV. En el interior, de tres naves con bóvedas góticas, se puede contemplar el retablo de San Andrés, elaborado por Pedro Romana, de la escuela cordobesa, en el siglo XVI. Cuenta con un museo de orfebrería con una importante colección de objetos de plata, entre los que destaca la custodia del Corpus, una preciosa obra del barroco de 1726.