Granada

La mejor forma de conocer Granada es subir al Albaicín, mágico barrio de empedradas callejuelas, casas encaladas y cuidados jardines de reminiscencia morisca. Frente a él se yergue la impresionante visión de la Alhambra, joya por excelencia de la arquitectura árabe. La Alhambra, junto con los jardines del Generalife, constituyen la esencia de la ciudad. Guárdate dos días para visitarla: el primero para adentrarte en el barrio del Albaicín y el segundo para recorrer detenidamente la Alhambra, uno de los monumentos más bellos de Europa. En los jardines del Generalife podrás sentirte como un rey nazarí escuchando el relajante sonido del agua en el patio de la Acequia. El mirador de San Nicolás ofrece una privilegiada vista de la Alhambra sobre el fondo majestuoso de Sierra Nevada. La vista a cualquier hora es espléndida, aunque la caída de la tarde es el mejor momento.