Tordesillas

La relación de esta localidad con la vida de Isabel de Castilla se sustenta en tres importantes acontecimientos históricos. El primero sucede en 1453, cuando nace en Tordesillas el hermano menor de Isabel, Alfonso. El segundo tiene que ver con la rivalidad entre Juana la Beltraneja, hija de Enrique IV y por tanto sobrina de Isabel, y la propia Isabel. Pese a que Enrique IV había nombrado heredera a su hermana, la desheredó cuando esta se casó, desobedeciéndole, con Fernando. A la muerte de Enrique se entabló una guerra por el trono entre tía y sobrina, siendo la primera apoyada por las tropas aragonesas y la segunda por las portuguesas. Y aquí es donde entra Tordesillas de nuevo en la historia, pues fue de su palacio real, actualmente desaparecido, de donde salieron, en 1476, las tropas de Fernando para enfrentarse a las de Alfonso V de Portugal, a quien acabaría venciendo. El tercer hecho histórico es quizás el más importante, ya que se trata del famoso Tratado de Tordesillas, por el cual las coronas Castellana y Portuguesa, en 1494, firmaron la paz y se repartieron sus conquistas en el Nuevo Mundo.