Segesta

Rutas relacionadas

Situada a 81 kilómetros de Palermo, en medio de un paraje eminentemente rupestre, la antigua ciudad griega de Segesta parece tutelada por los rebaños de pastores. Segesta, llamada Egesta por los griegos y Segesta por los romanos, fue, junto con Érice y Entella, uno de los centros más notables de desarrollo de la civilización elima. La ciudad se elevaba sobre una gran planicie y está situada entre las dos cimas del monte Bárbaro, en una posición protegida por la naturaleza. Su origen es aún incierto y constituye un foco de discusiones entre los historiadores. Segesta fue poblado por los elimos (elimi), un pueblo anterior a los griegos, que helenizaron el asentamiento a su llegada a Sicilia. Se tiene constancia de las continuas disputas con la colonia de Selinunte desde el 580 a.C. Tras la derrota sufrida pese a la ayuda ateniense, los cartagineses ofrecieron su apoyo a Segesta, destruyendo la rival Selinunte, además de Agrigento, Gela e Himera en el 409 a.C. Posteriormente, viéndose obligada por Siracusa a rebelarse contra Cartago, fue destruida en el 306 a.C. De lo que actualmente se puede reconocer de la Segesta griega, destaca especialmente el templo dórico. Además del templo, si seguimos un sendero hasta el monte Bárbaro, podremos ascender hasta la colina donde se ubica el teatro griego. La subida a pie de casi dos kilómetros merece la pena, aunque sea solo para sacar unas fotos panorámicas del templo a lo lejos, entre el campo bicolor. Sobre el mismo promontorio se esparcen restos de un castillo normando del siglo XII, una mezquita y una iglesia del siglo XV.