Selinunte

Rutas relacionadas

Situado en la costa sudoeste de Sicilia, es uno de los enclaves arqueológicos más destacados del Mediterráneo y el yacimiento griego más extenso. Selinunte es el nombre que dieron los romanos a la antigua Selinus griega. La belleza del lugar es tan solo comparable con la de Segesta o Siracusa. Pese a su aparente estado de degradación, una visita guiada nos permitirá hacernos a la idea de la importancia que tuvo en su momento la colonia griega. Los trabajos de recuperación del entorno, con la construcción de colinas artificiales en su perímetro, han buscado encontrar la calma que había perdido el parque con la construcción de una carretera cercana. Según el historiador ateniense Tucídides, Selinunte fue fundada por colonos de Megara Hyblaea (en la costa oriental de Sicilia), en el siglo VII a.C., unos cien años después de la fundación de Megara. Su nombre deriva de una planta endémica de la zona, el selinon o apio, y que figura en las antiguas monedas de la ciudad. Durante ese tiempo, la población creció hasta alcanzar los 25.000 habitantes, convirtiéndose en un potente centro comercial de la Magna Grecia y una de las mayores ciudades helenísticas. Su situación privilegiada cerca del mar le permitía controlar el tráfico marítimo de la zona. Las tareas agrícolas y la cría de caballos consolidaba su economía. El Parque Arqueológico que protege las ruinas de Selinunte se divide en cuatro zonas: los Templos Orientales, la Acrópolis, la Ciudad Antigua y el santuario de Malophoros. Hay que aclarar que los templos se denominan con letras ante la imposibilidad de catalogar con exactitud a la divinidad a la que honraban. La cercana cantera de las Cavas de Cusa ha permitido analizar el proceso de extracción de la piedra hasta los templos.