Évora

Joya y capital del Alentejo, Évora es todo un espectáculo en su conjunto y uno de los lugares más bellos de Portugal. Son innumerables los atractivos que descubrimos en esta ciudad-museo, siempre alrededor de la Praça do Giraldo, el corazón medieval que hace palpitar a esta población, catalogada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Ciudad de sabor romano y musulmán, los siglos no le han arrebatado cierto ambiente provinciano en cuya aureola se inscriben más de trescientos monumentos. En sus callejas sinuosas respiran viejos secretos, asentados entre monumentos inolvidables. Esta ciudad museo, cuyas raíces se remontan a los romanos, alcanzó su Edad de Oro en el siglo XV, cuando llegó a ser la residencia de los reyes portugueses. Su calidad inimitable se aprecia en sus casas blancas decoradas con azulejos y balcones de hierro del siglo XVI. La visita a Évora se hace a pie; recomendamos iniciar la caminata desde la Praça do Giraldo (el corazón medieval de Évora) y ascender por la Rua 5 de Outubro hacia la parte monumental.