Las cumbres nevadas de los Alpes de fondo, el encanto del lago de Zúrich, los conciertos y espectáculos de Adviento, el romanticismo de los mercadillos navideños, los puestos de artesanía y gastronomía, la magia de las luces de colores que envuelven la ciudad a la caída del Sol del invierno… Zúrich representa perfectamente la imagen y la magia de la Navidad.

 

Como expertos en el destino, hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares a visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario día a día

DÍA#1 Zúrich, la ciudad y el lago#A los más de cincuenta museos y cien galerías de arte, a su ambiente intelectual y romántico, a los balnearios a orillas del río Limmat y a la exuberante naturaleza que rodea la ciudad se unen en esta época del año los mercadillos navideños. Pero antes de sumergirse en el encanto de los mercadillos es imprescindible disfrutar de un agradable paseo para conocer algunos de los rincones más bellos de Zúrich. La Altstadt, o ciudad antigua, invita a recorrerla a pie, sin prisas. Uno de sus símbolos es la catedral románica Grossmunster, mandada construir por el mismísimo Carlomagno. A la sombra de sus majestuosas torres sentiremos el poder de la historia. Prosiguiendo nuestro paseo descubriremos tesoros como la Augustinergasse, sin duda su calle más colorida. En Bahnhofstrasse podremos curiosear y realizar las primeras compras en algunas de sus boutiques, que la convierten en una de las arterias comerciales más atractivas de Europa. En la plaza St. Peterhofsatt visitaremos la iglesia de San Pedro y aprovecharemos para hacer un pequeño descanso. Cerca, la iglesia de Fraumunster parece rasgar el cielo con la punta de su afilado campanario. Las propuestas de compras se multiplican al amparo del encanto prenavideño. Las calles comerciales, salpicadas de elegantes tiendas, compiten durante estas fechas con un encantador abanico de mercadillos de aire romántico. El aroma a canela y a vino caliente con azúcar y especias —conocido como Glühwein—, le dan además un toque singular, junto al colorido de los adornos navideños, y llenan de magia esta ciudad en la que aparece que habita el mismísimo Santa Claus. Noche en Zúrich.
DÍA#2 Magia navideña y espectáculo de luces#El lado más romántico de Zúrich se respira en sus mercadillos navideños. Hay que escoger bien, así que allá van algunas propuestas. El más conocido es el Christkindlimarkt (del 23 de noviembre al 24 de diciembre), que ubicado en la Estación Central, presume de ser el mercadillo navideño cubierto más grande de Europa: 160 casetas en las que es casi imposible no encontrar el regalo perfecto. Un espectacular árbol de Navidad de 16 metros de altura y decorado con 7.000 cristales de Swarovski hace de faro de este hermoso mercadillo. El aire encantador y antiguo de la estación —data de 1871— nos invita a perdernos entre las casetas, a salvo de los rigores del invierno. A poca distancia el Werdmühleplatz (del 22 de noviembre al 23 de diciembre) es casi un recién llegado a la ciudad, algo que no le ha impedido consolidarse ya como uno de los mercadillos de obligada visita. La culpa la tiene el Singing Christmas Tree, un escenario para conciertos con forma de árbol de Navidad. De enormes dimensiones —como una gran casa—, en él los mejores coros de la zona interpretan clásicos navideños y algunas de las piezas más esplendorosas de su repertorio, para deleite de los visitantes. Desde aquí resulta muy recomendable acercarse a conocer el mercadillo más antiguo y romántico de la ciudad, situado en el barrio de Niederdorf (del 22 de noviembre al 23 de diciembre), en pleno casco antiguo. Aquí entre callejuelas empedradas y edificios centenarios nos esperan numerosos puestecitos que se extiende a lo largo de la céntrica calle Niederdorfstrasse, la plaza Hirschenplatz, e incluso, por un patio interior, el Rosenhof; donde se pueden comprar curiosos regalos de Navidad. Para conocer un mercado original, el Wienachtsdorf (“pueblecito navideño”, del 22 de noviembre al 23 de diciembre), a los pies de la Ópera de Zúrich, está formado por un centenar de casetas en las que se entremezclan una decoración coqueta con un aire a la vez moderno y urbano. Situado en la plaza Sechseläutenplatz, es perfecto para adquirir, en las 100 casetas que lo componen, artículos de diseño elaborados en la ciudad partiendo del denominado upcycling design; es decir, auténticos tesoros, únicos e inimitables, fabricados a partir de materiales reutilizados. Y para descansar entre compra y compra, podemos disfrutar de una pista de patinaje sobre hielo, de varios puestos de comida y de muchas otras atracciones para el disfrute de grandes y pequeños. Noche en Zúrich.
DÍA#3 Más allá de Zúrich# Hoy te proponemos disfrutar de algunos de los mercadillos de Adviento de mayor tradición, situados cerca de Zúrich. El espíritu navideño los convierte, además, en propuestas de ensueño que no hay que perderse. A unos treinta kilómetros y situada en el lago de Zúrich Superior, la ciudad de Rapperswil-Jona (del 14 al 16 y del 18 al 23 de diciembre), conocida como la ciudad de las rosas, acoge uno de los mercados más grandes de toda Suiza, con 230 casetas en las que la oferta es casi infinita y el ambiente mágico. Su nombre es Christkindlimärt (Mercadillo del Niño Jesús). Incluye, al margen de su rica oferta comercial, el conocido como Weihnachtsoase, en la plaza Fischmarktplatz, en el centro de la ciudad. Se trata de un belén recreado con gran esmero. Antes de abandonar la ciudad, y después de haber visitado su casco histórico medieval y paseado por la orilla del lago, podremos subir al castillo que domina la ciudad, para desde la colina disfrutar de una hermosa vista panorámica a los Glarner Alpen y el Oberland de Zúrich. Apenas veinte kilómetros nos separan de Einsiedeln, cuyo hermoso mercado navideño (del 1 al 9 de diciembre) está compuesto por 130 puestos de artesanía, regalos y gastronomía local para degustar. Está ubicado frente a su afamado monasterio benedictino – uno de los centros de peregrinación católica más importantes de Europa - , que custodia la imagen de la Virgen más venerada en Suiza; el Diorama Bethlehem, el belén más grande del mundo, con más de 450 figuras talladas a mano; y su museo dedicado al pan de jengibre. - Si se dispone de tiempo, es imprescindible perderse por el mercadillo Wiehnachts Märt, en el casco antiguo de Winterthur (del 30 de noviembre al 23 de diciembre), a 24 km de Zúrich. Para algunos uno de los más bonitos y animados de Suiza, donde cada una de las 100 casetas de madera compite por ser la más bella. Noche en Zúrich.
DÍA#4 las mejores vistas y el espectáculo del circo#El tiempo apremia, así que ya de regreso en Zúrich, es hora de hacer las últimas compras y de lograr estampas y miradas diferentes de la ciudad. Para ello os aconsejamos subir al Uetliberg, un espectacular mirador que nos ofrece una estampa incomparable de la urbe y el lago. Además, la subida es la excusa perfecta para disfrutar de una de las aficiones preferidas de los suizos: el senderismo. A la magia de la Navidad podemos sumarle la magia y el espectáculo del circo, que tras años de representaciones con motivo de estas fechas se ha convertido en toda en una institución. En las riberas del río Limmat, en la plaza Bauschänzli, el Circo Conelli ofrece uno de los espectáculos más fascinantes. Y aún tendremos tiempo para visitar un mercadillo más en pleno centro de la ciudad, el Mercadillo navideño en la Lintheschergasse, situado en la calle Lintheschergasse, entre los grandes almacenes Globus y Jelmoli. Además del regalo de Navidad perfecto, también hay moda, perfumes, deliciosos dulces, e incluso juguetes. Además, como está muy cerca de la calle Bahnhofstrasse, es ideal para visitarlo antes, durante o después de las compras.