Cantadas por poetas e inmortalizadas por fotógrafos y cineastas, Verona y Venecia forman parte del imaginario común como dos de las ciudades más románticas del mundo. Byron, Shakespeare y Visconti, entre otros grandes creadores, han contribuido a ensalzar la belleza, la magia y el encanto que atraen, año tras año desde hace siglos, a millones de visitantes. Los paisajes del lago de Garda enmarcan la ciudad de Verona, protagonista de una de las más grandes historias de amor.

 

Como expertos en el destino hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares que visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario de la Ruta

DIA#1y2 Venecia, Bella entre las Bellas#La ruta en coche por Venecia y Verona comienza en la maravillosa ciudad de los canales. Cuando emboques el Gran Canal descubrirás que es distinta a todas las ciudades que hayas podido imaginar: bella entre las bellas, Venecia es puro romanticismo. Paseando por sus calles te parecerá haber viajado a un mundo mágico, entre Oriente y Occidente. Recubierta de agua y ornada con hermosos palacios e iglesias, Venecia invita a deambular apaciblemente para descubrir sus bellos rincones. Y si dispones de tiempo podrás también visitar las islas de Burano y Murano, famosas por sus encajes y su artesanía en vidrio.Noche en Venecia
DIA#3 Romeo y Julieta# Día para descubrir la romántica ciudad que gracias a Shakespeare es también símbolo universal del amor. Las calles y casas de Verona fueron silenciosos testigos del mayor amor jamás narrado. En ellas Romeo y Julieta, los eternos amantes inmortalizados por Shakespeare, se juraron amor perpetuo y dieron su vida por él. Podrás respirar el romanticismo que escapa de todas y cada una de sus piedras, de sus plazas con más encanto, de su espectacular anfiteatro, de sus callejones, de la casa de la enamorada Julieta totalmente cubierta de tarjetas y cartas de amor escritas por los turistas que llegan a Verona desde todas partes del mundo, y cómo no de sus inolvidables atardeceres junto al río Adige.Noche en Verona
DIA#4 Garda, el espejo de las montañas#El más grande de los lagos del norte de Italia, el Garda, está encerrado entre montañas de origen glaciar, su profundo color azul celeste contrasta con la verde vegetación de las montañas. La sinuosa carretera que bordea el lago regala vistas imponentes, bordeando villas señoriales, casas de labranza y colinas con viñedos. En el camino, siguiendo las indicaciones de nuestra Guía de la ruta podrás deleitarte con la hermosura de Desenzano, Saló, Riva del Garda, Tignale o Malcesine, entre otras muchas y encantadores poblaciones. Desde el monte Baldo, a más de 1.700 metros, y al que se sube en teleférico, se disfruta de una de las mejores vistas sobre el Garda. El relajante paseo costero puede bien finalizar con una excelente etapa gastronómica para disfrutar de los vinos bardolino, que marinan a la perfección con los quesos de la región del Garda.Noche en Verona.{more}Venecia, la capital de la región del Véneto, en el norte del país, es famosa por sus canales, sus puentes bajo los que buscar el amor eterno, sus elegantísimos palacios y sus magníficas iglesias. Pero tras la clásica estampa de la plaza de San Marcos con la basílica el fondo y las palomas revoloteando se esconde una ciudad llena de pequeños rincones por descubrir. Si te atreves a subir los casi cien metros de altura del Campanile disfrutarás de las vistas de la ciudad desde su punto más elevado. Y si lo que quieres es una excelente foto, asciende al campanario de San Giorgio Maggiore, en la orilla opuesta del Gran Canal. Dependiendo de la época del año y del momento del día, la ciudad se transforma ante los embelesados ojos del viajero. Envuelta por la niebla, la ciudad se vuelve mágica; cuando el mar la inunda, fantasmagórica. ¿Y qué decir de Verona, la ciudad de los amantes más famosos de la historia? El escenario elegido por William Shakespeare para narrar la tragedia de Romeo y Julieta se ha convertido con los siglos en un tributo al amor. El portentoso patrimonio arquitectónico de su centro histórico le ha valido ser reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Vestigios romanos y medievales se mezclan con exquisitos palacios renacentistas a orillas del río Adige, recortados contra el fondo de las verdísimas colinas que rodean la ciudad. Tras visitar las dos joyas del norte de Italia y aprovechando el privilegio de viajar en coche por el Véneto, la ruta se acerca al mayor lago del país, el Garda. De origen glaciar y de un azul intenso, baña poblaciones de una belleza sin par como Sirmione, Gardone Riviera o Malcesine.

Elige cuándo quieres viajar y podrás ver el precio de la ruta, con varios tipos de categoría de alojamientos, para que puedas elegir el que más se adapta a tu presupuesto.