Viajar por Escocia nos permite descubrir un mundo mágico, tan bello como misterioso, que parece creado para estimular nuestra imaginación. Las montañas, caprichosas, aparecen y desaparecen ante nuestros ojos por efecto de la bruma y todos los lagos parecen esconder a legendarios monstruos en sus entrañas. Escocia lo tiene todo: una historia rica en tradiciones, una naturaleza espectacular, magníficos castillos situados en parajes privilegiados y ciudades y pueblos donde empaparse de una cultura secular.

 

Como expertos en el destino hemos elaborado una detallada guía en la que encontrarás numerosas recomendaciones, con el objetivo de que puedas disfrutar cada minuto y cada kilómetro de tu viaje. Te entregaremos la Guía de la ruta al reservar tu viaje y, de esta manera, dispondrás de información práctica sobre los mejores lugares que visitar, las actividades más atractivas o los restaurantes que no debes perderte. Nuestro objetivo es que tu experiencia sea inolvidable.

Itinerario de la Ruta

DIA#1y2 Edimburgo, un escenario de leyenda#Con un patrimonio arquitectónico apabullante, la capital escocesa es un magnífico ejemplo de cómo se puede conjugar el encanto del pasado con el atractivo de la modernidad. Desde el bello castillo que señorea sobre la ciudad hasta el palacio de Holyroodhouse, son cerca de cinco mil los edificios protegidos que alberga esta bella urbe. Noche en Edimburgo
DIA#3 Castillos shakesperianos y el dulce sonido de las gaitas en Inverness#Hacia el norte el espíritu de las Highlands se manifiesta en coquetos pueblos como Pitlochry, encantadoras ciudades y mágicos castillos como el de Glamis, que inspiraron a los mejores bardos. Inverness, la capital de la región y su salida natural al Mar del Norte, es una ciudad moderna y dinámica de arraigada tradición comercial, donde resalta el encanto de su castillo y de las casas georgianas que componen su centro histórico. Noche en Inverness
DIA#4 Buscando al monstruo del Lago Ness entre las brumas#El Lago Ness, famoso por ser la supuesta guarida de un simpático monstruo prehistórico, es el segundo lago más grande de Escocia. Vale la pena sentarse en la orilla y, con la excusa de buscar a Nessie, dejarse imbuir por su magia. De entre todos los castillos escoceses los de Eilean Donan y Urquhart son, merecidamente, los más fotografiados. Y en Kyle of Lochalsh podemos cruzar el puente que lleva a la Isla de Skye, famosa por sus espectaculares paisajes y sus afamadas destilerías de whisky. Noche en Inverness
DIA#5 Jacobite Steam Train, espectáculo sobre raíles#Aprovecharemos este itinerario para realizar una excursión en el histórico ferrocarril entre Fort William y Mallaig, una de las rutas más espectaculares del mundo cuya fama ha crecido vertiginosamente gracias a las películas de Harry Potter.Seguiremos nuestra ruta en coche hacia el sur para adentramos en las Tierras Bajas, bella zona dominada por las colinas de la región de los Trossachs, el parque forestal Queen Elizabeth y las laderas del lago Lomond. Tendrás la opción de recorrer el lago a bordo de un barco, disfrutando de su belleza natural, de sus más de treinta islotes y de las pintorescas aldeas enclavadas en sus orillas. Noche en Stirling
DIA#6 Stirling, el orgullo de Escocia# La ciudad de Stirling está dominada por su castillo, una soberbia fortificación que se ha convertido en uno de los más importantes símbolos nacionales. Fue clave en las luchas por la independencia del país durante la Edad Media y sirvió de refugio a María Estuardo cuando huía de Enrique VIII. Si se quieren hacer compras de última hora, en la zona de Port Street hay numerosas tiendas de recuerdos.{more}Edimburgo, la capital de Escocia, es una de esas ciudades que parecen sacadas de un cuento de hadas. Está presidida por el castillo, al que se llega por pequeñas y cuidadas calles en las que se puede admirar la habilidad de los escoceses con el arte floral, pues de sus casas de piedra cuelgan maceteros rebosantes de flores.Visitas imprescindibles son la del palacio de Holyrood, un antiguo monasterio convertido en residencia real, y la de la National Gallery, la espléndida pinacoteca nacional. Y si te apetece ir de tiendas, no dejes de pasear por Princes Street, la principal vía comercial de la ciudad. Desde Edimburgo ponemos rumbo al norte para visitar la tranquila Inverness y su precioso casco antiguo formado por elegantes casas georgianas. Esta parte septentrional de Escocia se caracteriza por sus grandes lagos, como el famoso Ness, sus agrestes paisajes y su infinidad de fortificaciones. En la costa oeste se encuentra el que, probablemente, sea el más bonito de sus castillos: Eilean Donan, protagonista de películas como Los Inmortales. Una buena forma de viajar por Escocia y sus espacios más emblemáticos es subirse al Jacobite Steam Train y rememorar los túneles y paisajes que nos mostró Harry Potter, como el mítico viaducto de Glenfinnan, o navegar por el lago Lomond. En la ciudad de Stirling, final de tu ruta en coche por Escocia, puedes admirar el castillo en el que se refugió María Estuardo huyendo de Enrique VIII, uno de los emblemas del espíritu de Escocia.

Elige cuándo quieres viajar y podrás ver el precio de la ruta, con varios tipos de categoría de alojamientos, para que puedas elegir el que más se adapta a tu presupuesto.