Siracusa

Rutas relacionadas

Puntos de interés relacionados

Siracusa fue una de las ciudades más grandes de la antigüedad. Fundada alrededor del año 734 a.C. y llamada Syraka, Siracusa cuenta hoy en día con uno de los patrimonios arqueológicos más ricos de Sicilia. Algunos de sus puntos más emblemáticos son el parque arqueológico de Neápolis, con su anfiteatro romano, el teatro griego o las latomías. Desde el punto de vista museístico, la riqueza de Siracusa queda reflejada en el gran Museo Archeologico Regionale Paolo Orsi, así como en el curioso Museo del Papiro. La isla de Ortigia, núcleo original de población de los corintios que fundaron la ciudad y hoy en día unida a tierra firme por un puente, conserva su dibujo de patios, callejuelas y plazoletas escondidas vestidas con la elegancia del corte arquitectónico barroco, tan reseñable en la Sicilia oriental. En esta zona se concentran muchos puntos de interés histórico de Siracusa. Presidiendo la Piazza del Duomo con la iglesia de Santa Lucia alla Badia en un extremo, se ubica la catedral, con sus apacibles terrazas veraniegas. Junto al mar y emanando agua dulce de forma natural, encontraremos la fuente Aretusa, un estanque con patos, peces de diversas especies y plantas de papiro, y cuya leyenda de amor entre la ninfa Aretusa y el dios del río Alfeo, adorna el misticismo del lugar. Siguiendo el paseo marítimo llegamos al extremo de la Ortigia, donde el castillo Maniace, una fortaleza construida por Federico II en 1239, defiende la península siracusana.