Ainsa

Rutas relacionadas

Puntos de interés relacionados

Aínsa, situada en la confluencia de los ríos Cinca y Ara, ofrece un recinto arquitectónico medieval único y extremadamente bello. Considerada la capital de la comarca del Sobrarbe, se ha convertido en un centro turístico de primer orden. Se fecha el año 724 como el de su reconquista en una ardua batalla contra los musulmanes que es conmemorada bianualmente el domingo anterior al 14 de septiembre, y que se conoce como la fiesta de La Morisma. La iglesia románica de Santa María, cuya consagración tuvo lugar en el año 1181, presenta cuatro arquivoltas sobre columnillas y el crismón superior en la entrada principal. Su precioso interior deleita al visitante con dieciocho columnillas y doce capiteles totalmente renovados y distinguidos con una R. La torre está estructurada en cuatro plantas: las dos primeras poseen observatorios y saeteros que sirvieron para defender la población, la tercera acoge las campanas, y la cuarta sirve de acceso a la parte más alta del campanario, desde donde se pueden contemplar unas excelentes panorámicas del valle. La plaza Mayor, que data de los siglos XII y XIII, se enmarca dentro de una época en que esta localidad era centro de numerosas ferias y mercados. Su estructura es trapezoidal y presenta un marcado carácter medieval, con dos de sus lados ocupados por soportales, donde convergen las calles principales del casco histórico. El castillo, que data del año 1610, fue construido en un extremo del pueblo por Felipe II respondiendo a la política de fortificaciones que el monarca llevó a cabo en plazas importantes de los Pirineos, con la intención de prever posibles ataques de las tropas francesas. En la torre del Homenaje (siglo XI), se han habilitado dependencias para ubicar el Centro de Visitantes de la Fauna Pirenaica. Por último, se sale de los límites del castillo para contemplar la Cruz Cubierta, un pequeño templo semicircular construido en 1655 para conmemorar la victoria sobre los musulmanes.