Calvi

La capital de la Balagne es uno de los enclaves costeros más bonitos de Córcega. Con su inmensa bahía, su playa de cinco kilómetros, la cadena montañosa cubierta de nieve hasta mayo y los muros de la ciudadela que se adentran en el mar, es difícil imaginar un decorado tan bello. La transparencia de sus aguas causa admiración, enmarcadas por el arco perfecto del golfo que nombra a la ciudad. Calvi se autoproclama, además, patria de Colón.

La parte alta está ocupada por la emblemática ciudadela, mientras que la baja es la zona de mayor ambiente. Allí se encuentra Sainte-Marie-Majeure, un templo de color rosado y estilo barroco.