Cagliari

La capital de Cerdeña, de unos 160.000 habitantes, reúne los atractivos de una ciudad moderna con todo tipo de infraestructuras y un rico patrimonio arqueológico. La ciudad se erigió sobre siete colinas y su origen se remonta a la época de los fenicios y los púnicos. En sus calles han dejado huella todos los pueblos que pasaron por ellas como los romanos, los pisanos y los aragoneses. Cagliari conserva un atractivo casco histórico que puede visitarse cómodamente a pie y en el que sobresalen edificios medievales y restos de civilizaciones antiguas como la romana. Es muy recomendable la visita al barrio fortificado del castillo, situado en una fortaleza que domina la ciudad y rico en monumentos de exquisita belleza. Además del mismo castillo están el bastión de Saint Remy, de época medieval, las torres del Elefante y de San Pancracio y la catedral de Santa María, situada en la maravillosa plaza del Palacio, que acoge también el palacio Viceregio. También merece ser visitada la Ciudadela de los Museos, formada por un ancho corral en torno a algunos edificios donde están las colecciones más importantes histórico-artísticas de la ciudad: la Pinacoteca Nacional, el Museo de Arte siamés Stefano Cardu, la colección de ceras de Clemente Susini, y el Museo Arqueológico Nacional, que es el más importante del mundo en lo que atañe la civilización de los nuraghi y cuenta con importantes colecciones fenicio-púnicas.