Killarney

La ciudad de Killarney es una excelente base para iniciar el recorrido por el sudoeste de Irlanda. Es una de las localidades más visitadas de la región por su situación estratégica y por el encanto de sus casas de vivos colores. Killarney es el punto de partida para recorrer el Parque Nacional de Killarney, un paraje bucólico de diez mil hectáreas que cuenta con maravillas arquitectónicas como el Ross Castle o Muckross House, que se pueden recorrer a caballo, a pie o en bicicleta. Si lo deseas, de la entrada del pueblo salen excursiones en carruaje de caballos a Ross Castle, una bonita excursión a un precio razonable y que dura sólo una hora. En el condado de Kerry, un intenso color verde impregna el delicioso paisaje, en el que se encuentran algunas de las montañas más altas de toda Irlanda. Es inevitable acercarse a los lugareños y escuchar historias en boca de un Murphy o un O’Connor, algunos de los apellidos más comunes de Irlanda. Mientras tanto los jóvenes practican el fútbol gaélico, el deporte nacional, que es una mezcla de baloncesto, fútbol y rugby.