Kotor

Kotor el mayor tesoro natural de Montenegro es una ciudad de tradición marítima ubicada en la costa Dálmata, al fondo de la bahía de Boka Kotorska, situada al final del fiordo más extenso del sur de Europa con unos treinta kilómetros de longitud. Está rodeada de altos acantilados que forman un entorno de belleza natural con las aguas del Adriático a sus pies. En su parte antigua conserva una compacta estructura asimétrica de estrechas callejuelas y plazas entrelazadas, típica del medievo.

La ciudad tiene una larga historia que se remonta al siglo II a.C., cuando formaba parte de la antigua Provincia Romana de Dalmacia con el nombre de Ascrivium. Entre 1420 y 1797 la ciudad de Kotor y sus alrededores pertenecieron a la República de Venecia, convirtiéndose en un importante centro artístico y comercial.

Es entre estas montañas de los Alpes Dináricos donde se encuentra el bastión de San Iván (Sveti Ivan) que es, por su estratégica ubicación, uno de los miradores más importantes. Su pequeño y delicioso casco antiguo de callejuelas empedradas y rodeado de su espectacular muralla medieval es una delicia. Otro lugar digno de atención es la catedral de San Trifón (Sveti Tripun), ubicada en pleno centro de la ciudad y que supone uno de los monumentos más representativos de la arquitectura románica del Adriático. Otras construcciones que también merecen visitarse son las iglesias de Santa María (Sveta Marija) y San Lucas (Sveti Luka), del siglo XIII, y Santa Ana, del siglo XII. El palacio Drago, con hermosos ventanales góticos del siglo XV, los palacios Bizanti y Pima, la torre del Reloj o el Teatro de Napoleón son otras muestras de su rico pasado histórico y cultural, que confirman el poder económico que tuvo la cuidad.

En 1979, tras un terremoto que dañó muchos de estos edificios, la Región natural, cultural e histórica de Kotor fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO para favorecer la reconstrucción que hoy se contempla.