Freiburg

Ciudad universitaria y capital de la Selva Negra, esta hermosa población alemana todavía disfruta del animado ambiente estudiantil que se creara allá por el año 1456, cuando se fundó la universidad Albert-Ludwig. El cogollo urbano se localiza, como en la mayoría de las ciudades germanas, alrededor de las plazas en las que se ubica la catedral; en este caso, la Münsterplatz y en lo que se denomina el Altstadt o casco antiguo, siempre ajetreado de peatones que transitan por sus encantadoras callejuelas y uno de los cascos históricos más bellos de Alemania. La plaza de la catedral, la más grande del centro, alberga en ella la gran torre de muros rojizos que se yergue a más de cien metros de altura. La monumental catedral de Nuestra Señora de Friburgo se construyó entre los siglos XI y XIV y está considerada por los historiadores del arte como una obra maestra del gótico alemán. En su interior, altares, vidrieras policromadas y esculturas forman un muestrario de arte medieval de indiscutible valor. La catedral, rodeada por una animada plaza del Mercado celebra, en la parte sur, el mercado semanal de los campesinos (Bauernmarkt), y en la norte, el mercado de los comerciantes (Händlermarkt). Da gusto poder comprar en ellos algunas viandas de la estupenda gastronomía regional.