Pinhão

Rutas relacionadas

En esta localidad confluye el río Pinhão con el Duero. Se trata de una bella aldea que tiene el vino como gran protagonista. Los viñedos, nutridos por la lava y calentados por los rayos de sol, se extienden en bancales entre Pinhão y Peso da Régua, el punto central de la región productora del vino de Oporto. La estación de ferrocarril de Pinhão es el mejor punto para iniciar la visita a la ciudad. Parece que el jefe de estación vaya a exclamar: ¡Viajeros, al tren! En cualquier caso, la bella y profusa decoración del local, con azulejos que cuentan el ciclo del vino, desde la vendimia hasta su transporte a Oporto, nos invita a echarnos al asfalto. Desde Pinhão podemos iniciar una preciosa ruta en coche hasta Vila Nova de Gaia siguiendo el trazado de los barcos rabelos. Pinhão está ubicada en la orilla derecha del Duero, por lo que tenemos que cruzar el río para comenzar a descender su curso por la EN-222, que transcurre por la ribera izquierda. Durante cerca de veinte kilómetros nuestro coche va a parecerse a los rabelos (barcos típicos de madera) que cargaban el vino por el río hasta Vila Nova de Gaia. Dejamos atrás el reflejo de las casas de Pinhão en el agua y nos adentramos en el curso que nos marca una de las carreteras panorámicas más bellas de Portugal, siempre a ras de agua. Siguiendo por la misma carretera, que va serpenteando en paralelo al río sin perderlo nunca de vista, vemos alguna que otra quinta, donde es posible visitar las bodegas y catar el vino. Lo difícil es escoger una, porque la oferta es cada vez más generosa.