Gruyères

Gruyères es una pequeña ciudad medieval al estilo de los libros de cuentos, conocida en todo el mundo por su queso, pero que también esconde otros secretos.Al pueblo hay que llegar atraído por su aroma, el de su queso con Denominación de Origen Protegida. Por eso, lo primero que habría que hacer nada más poner un pie en él es acercarse a la quesería La Maison du Gruyère, que desde 1969 elabora este producto de manera tradicional; en ella podréis ver cómo es tal proceso de la mano de avezados productores.

Después, lo mejor es subir a lo alto del majestuoso castillo de Saint-Germain, con más de diez siglos de historia, que corona la ciudad para quedarse con la mejor imagen postal posible. Contemplada la panorámica que se divisa desde la atalaya, hay que entrar en el interior del castillo. Y una vez de vuelta en el pueblo, pasaremos del mundo medieval al de la ciencia fi cción para visitar el museo dedicado a uno de los diseñadores más recordados de las películas de este popular género: H. R. Giger (Hans Ruedi Giger).