El Collado de Jungfrau

Un mirador privilegiado con vistas a la lengua glaciar más larga de los Alpes y a las gigantescas montañas Eiger, Mönch y Jungfrau. Paisajes de vértigo que permiten acariciar el cielo. A nada más y nada menos que 3.454 metros de altura se encuentra la estación más alta del continente europeo. Podrás contemplar el glaciar Aletsch, las montañas de Eiger, Jungfrau y Mönch, el Schilthorn, los Prealpes, la Selva Negra y, con buena visibilidad, incluso los Vosgos. Para llegar a ella tendrás que tomar un tren cremallera que parte del puerto de montaña de Kleine Scheidegg. El cremallera recorre durante todo el año el túnel que sube al collado del Jungfrau efectuando paradas para contemplar, a través de las ventanillas, las espectaculares vistas de la pared norte del Eiger y del paisaje glaciar. Una vez se alcanza el corazón de la alta montaña, cubierta de nieve, verás el glaciar Aletsch y el Jungfrau y podrás emprender una excursión de 45 minutos por la nieve hacia el collado del Mönch. También merecen una parada las esculturas de hielo en el interior del glaciar, la terraza panorámica Sphinx, el circuito de aventura Alpine Sensation y el restaurante Top of Europe.