Lago Lucerna

El lago de los Cuatro Cantones recuerda el paisaje de los fiordos, si bien goza de un clima muy templado. La navegación por el lago, con sus históricos barcos de vapor y los elegantes barcos a motor, se cuenta entre las grandes atracciones de la región. Sin lugar a dudas, un viaje en un barco de vapor en un hermoso día soleado de verano por el lago de los Cuatro Cantones es una experiencia singular. También lo es tomar el último barco del día y contemplar las luces de Lucerna desde el agua o adentrarse en las románticas nieblas que lo cubren en otoño, otorgándole una atmósfera casi mística. Para deleitarse con el pintoresco paisaje rural que rodea el lago, nada como tomar la antigua carretera a Aarburg siguiendo el rastro de las encantadoras capillas que la jalonan. Asimismo, a orillas del lago hay varias pistas para ciclistas y patinadores y abundantes lugares en los que sentarse a hacer una pausa o darse un baño. Otra divertida y cómoda forma de recorrer la zona es tomar el tren Guillermo Tell, que parte de Lucerna. El viaje empieza subiendo a un barco de vapor para continuar en el tren panorámico que parte desde Flüelen por el famoso trayecto del Gottardo hasta el Ticino. ¿Y qué decir de la subida al monte Pilatus? Las vistas son espectaculares y el trayecto se lleva a cabo en el tren cremallera más inclinado del mundo, todo un reto a la gravedad.