Monte Cervino

Rutas relacionadas

El Matterhorn y Suiza están unidos de forma inseparable. Este gigante montañoso de forma piramidal, muy difícil de escalar, está considerado como la montaña más fotografiada del mundo. Frente a él se encuentra el Klein-Matterhorn al que se accede por medio de un teleférico. La imagen del Matterhorn (monte Cervino en italiano) reflejada en el lago Riffel es una de las fotografías más populares de todas Suiza y uno de los perfiles montañosos más famosos del mundo. El primer ascenso al Matterhorn (4.478 metros), en el año 1865, que terminó con la vida de cuatro de los siete alpinistas, cambió para siempre el curso de una región que hasta ese momento había estado en un aislamiento extremo. El Matterhorn se hizo mundialmente famoso y se convirtió en el objetivo de ambiciosos montañistas. Sin embargo, su ascenso sigue siendo hasta el día de hoy una prueba muy exigente y sólo apta para experimentados montañistas provistos de buenos equipos y con competentes guías. Desde el Klein-Matterhorn se tiene una vista fantástica de la montaña. Ambos montes están separados únicamente por el glaciar de Theodul. El pico del Klein-Matterhorn está comunicado con Zermatt a través de un funicular aéreo que nos lleva a 3.820 metros de altura, siendo la estación de teleférico a mayor altura de los Alpes. El Museo del Matterhorn, emplazado una calle detrás de la iglesia parroquial, explica la historia y tradiciones de esta localidad, que adquirió prestigio como destino alpino en el siglo XIX. El Matterhorn se divisa desde todos los rincones de Zermatt gracias a su inconfundible silueta triangular, que vive en el imaginario popular gracias a la tableta de Toblerone, cuyos triángulos de chocolate pretenden evocarlo, o al logo de la Paramount, que lo envuelve con una aureola de estrellas.