Waterloo

A menos de 20 kilómetros de Bruselas, en la provincia del Brabante Valón, descubrirás un lugar que atrae cada año a miles de turistas: Waterloo. Una localidad célebre porque su batalla de 1815 supuso el fin del Imperio napoleónico. En Waterloo, se celebra este año 2015 el bicentenario de la famosa batalla. No te pierdas la reconstrucción histórica insólita de la batalla de Waterloo prevista del 17 al 21 de junio, donde cientos de participantes se encontrarán en el Campo de Batalla: más de 5.000 actores y 300 caballos la recrearán en un espectáculo de enormes dimensiones.

La colina del León, el monumento conmemorativo de la batalla de Waterloo, ofrece una vista única después de una ascensión memorable. Está situada en la línea del frente en la que lucharon las tropas francesas contra las inglesas. Cuando subas sus 226 peldaños podrás contemplar el campo en el que Napoleón fue derrotado. La estatua del león, esculpida con 28 toneladas de hierro fundido, a 41 metros de altura, representa la victoria. Descansa sobre un globo terráqueo y anuncia la paz que Europa conquistó en estas llanuras. Desde lo alto de la colina descubrirás cómo el campo de batalla, en su conjunto, permanece intacto. En el pie de la colina, podrá disfrutar del extraordinario lienzo circular Panorama, de Louis Dumoulin. Se trata de un inmenso fresco de 110 metros de largo y 12 de altura realizado en 1912, que te trasladará al momento de la batalla, con efectos acústicos impresionantes, y te ayudará a comprenderla con mayor detalle. La visita finaliza con un documental sobre la contienda.