Mons

Mons, conocida como la «Ciudad amuleto», es una preciosa ciudad que ha sido seleccionada como Capital Europea de la Cultura en 2015, para celebrarlo la ciudad ha programado más de 300 actos culturales y alrededor de un millar de actividades. La medieval Mons es una ciudad pequeña con un gran patrimonio arquitectónico, poseedora de tres obras maestras reconocidas como Patrimonio Mundial por la Unesco.

Mons se encuentra a una hora de Bruselas, en la cima de una pequeña colina —gran cuenca carbonífera de Bélgica—, que conserva gran parte de su encanto medieval. Mons es una ciudad tranquila, asequible, fácil de recorrer, que se muestra renovada de cara a su capitalidad europea. Para disfrutar completamente de ella hay que pasear por sus callejuelas llenas de encanto, con tiendas y restaurantes tradicionales. El mejor ejemplo lo encontraremos tomando, desde la Grand-Place, la Rue de la Coupe hasta llegar a la Rue Fripiers. También destaca la Rue d’Havré, en la cual cada artesano marcaba su casa con un blasón que representaba su oficio.

En su bella Grand Place, verdadero corazón del casco histórico, podrás descubrir el espíritu alegre y jovial de la ciudad contemplando el Mono de Mons, una extravagante estatua de hierro del siglo XV sobre la que se han escrito muchas leyendas.

Ciudad universitaria por excelencia, su pulso lo marca la juventud, que hace de esta localidad un lugar vibrante, culto, y, cómo no, de gran interés gastronómico. La calidad de su cocina, hacen de Mons una ciudad gourmet. Cada rincón esconde un buen restaurante, con una cocina renovada, en la que la oferta quesera nacional está muy presente acompañada de extensas cartas de cervezas y de vino.