Ascensor Funicular Strépy-Thieu

El impresionante ascensor funicular para barcos de Strépy-Thieu, declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO, se alza en el delta que forman los ríos Escalda, Mosa y Rin.

Los ascensores de barcos sustituyeron a las esclusas, que también permitían vencer los desniveles en los canales, debido en parte a que estas últimas eran extremadamente lentas y se necesitaba un caudal de agua del que, en ocasiones, no se disponía. Una solución de ingeniería para un desnivel en las aguas de más de 88 metros en una distancia muy corta. Se invirtieron veinte años y aproximadamente 600 millones de euros en su construcción. Los barcos suben en el interior del ascensor para salvar el desnivel y luego inician la navegación por la canalización superior.

En esta visita te esperan un sinfín de sorpresas: una sala de máquinas sensacional, unas vistas magníficas de las instalaciones y de los alrededores de la región, la proyección de un documental acerca de la construcción y el funcionamiento del ascensor, con maquetas animadas y juegos interactivos, o una exposición de fósiles que han sido descubiertos a lo largo de las excavaciones. Sin duda una visita que sorprenderá a grandes y pequeños.