Castillo de Beloil

El Castillo y parque de Belœil, del siglo XIV, es uno de los castillos más imponentes que existen en Bélgica. Esto se debe en parte a su situación, pues se halla rodeado de un foso que le confiere una atmósfera casi mágica. Antigua residencia de los príncipes de Ligne, el castillo y sus románticos jardines se presentan aún hoy en su elegante estilo barroco, perfectamente reconstruidos tras el conocido incendio de Fin de Año de 1900.

Entre sus bienes más preciados destacan el mobiliario de época, un sinfín de piezas de coleccionista y un jardín de estilo francés diseñado en 1654, que alterna armoniosamente agua y naturaleza, sombra y luz, extendiéndose a lo largo de 25 hectáreas. Entre tapices, porcelanas y muebles de antaño también se puede admirar su célebre biblioteca, que cuenta con más de 20.000 volúmenes de los siglos XIV al XIX. Actualmente alberga un museo de arte.

El jardín, de estilo francés, alterna armoniosamente agua y naturaleza, sombra y luz, extendiéndose a lo largo de 25 hectáreas que podrás recorrer en trenecito.