Brasserie du Bocq

Para tomar una buena cerveza artesanal y conocer su proceso de elaboración, hay que detenerse en La Brasserie du Bocq, Esta fábrica inició su andadura en 1858 de la mano de Martin Belot y, desde entonces, se ha mantenido independiente. Es una de las pocas cervecerías belgas 100% familiares que perviven, y se ha mantenido fiel a los procedimientos tradicionales de fabricación cervecera de alta fermentación en botella.

Gracias a sus conocimientos produce una amplia gama de cervezas: rubia, ámbar, negra o aromatizada a la carta. Además, cuenta con una importante variedad de envases.