La Roche-en-Ardenne

La Roche-en-Ardenne es una una pequeña, pintoresca y agradable ciudad con muchas tradiciones, que se puede contemplar desde lo alto de los restos de su célebre castillo medieval. Es una interesante forma de reencontrarse, en primera persona, con la historia: la batalla de las Ardenas. La Roche-en-Ardenne uno de los escenarios que definiría Europa durante la Segunda Guerra Mundial, motivo por el que se la ha homenajeado con el Museo de la Batalla de las Ardenas, situado en el centro de esta pequeña población, testigo de la conocida batalla entre alemanes y americanos en 1945. El museo se encuentra en un edificio de tres plantas con maniquíes de soldados, uniformes, colecciones de armas, fotografías y vehículos militares.

Sin embargo, no es el único tesoro que oculta este enclave centenario. Las ruinas del castillo de La-Roche-en-Ardenne, tienen la singularidad de estar habitado por el fantasma de la condesa Berthe, que merodea sin descanso por el lugar de su fallecimiento en las noches de julio y agosto.