Bouillon

Bouillon debe su fama al imponente Castillo que domina la pequeña ciudad y desde el que podrás gozar de una magnífica panorámica del Valle del río Semois, uno de los destinos más turísticos de Bélgica. La fortaleza de Bouillon reúne casi mil años de historia y una interesante arquitectura militar. Construida sobre tres cimas rocosas que dominan el río Semois, la fortaleza de Bouillon, con sus laberínticos pasillos e inmensas salas abovedadas, se considera el más antiguo e interesante vestigio del feudalismo en Bélgica. El castillo, que tiene sus orígenes en el siglo VIII, es una de las fortalezas más imponentes de toda Europa; pero su notoriedad está ligada a la época de Godofredo de Bouillon, héroe de la Primera Cruzada en Tierra Santa en el año 1096, que, para hacer frente a los costes de las guerras de religión, tuvo que vender a los príncipes-obispos de Lieja, esta espléndida propiedad que pertenecía a su ducado.

Aquí tienen lugar espectáculos de aves rapaces, tal y como dicta la antigua tradición del arte de la halconería, todos los días de marzo a noviembre.

La visita del interior del castillo es del todo recomendable. .