BERLIN

Hoy, 25 años después de la caída del muro, Berlín ya no es una ciudad dividida: en estas dos décadas ha visto como se transformaban sus calles y barrios, se urbanizaban los espacios que el muro dejó desnudos y como se ha convertido en una ciudad vibrante y creativa que, sin olvidar su pasado reciente, apuesta por un futuro ilusionante.

La capital alemana es una fascinante combinación de hitos históricos, culturales y creativos. La ciudad a orillas del Spree se ha convertido en una creativa potencia impulsora para el mundo de la moda y del arte. Los iconos de siempre y las propuestas más innovadoras coinciden en el centro de la ciudad: juntos han formado algo totalmente diferente, un nuevo centro, un nuevo Berlín.

La capital alemana es una cita imprescindible para mentes inquietas. Vital y creativa, en continua evolución, cada visita supone descubrir una ciudad más sorprendente, inimitable, provocadora, por eso es la imagen perfecta de la Europa que cambia y crece para adaptarse a los nuevos tiempos. Un viaje a Berlín supone un recorrido por la historia de Alemania, que se densifica y desdobla en el distrito de Mitte, ya que las dos mitades de la ciudad dividida durante casi cuarenta años reflejan la evolución del siglo XX.