MEISSEN

Meissen, conocida como la «Cuna de Sajonia», ofrece al viajero un hermoso centro histórico de estilo medieval y gótico junto a pequeños viñedos. Es un destino perfecto para los amantes de los lugares tranquilos en los que es posible palpar la historia.

La mejor forma de descubrirla es paseando por sus encantadoras calles de piedra y disfrutando con la arquitectura de cada uno de los edificios y tiendecitas que salpican su casco histórico. Sus obras de porcelana y sus exquisitos vinos pondrán el broche de oro a una visita inolvidable. No goza de tanta fama pero también es de gran relevancia la tradición de Meissen en la fundición de estaño: la fábrica, cuyos orígenes se remontan a 1792, es la más antigua de Sajonia que aún se encuentra en activo y, al mismo tiempo, un bonito museo que rinde homenaje a esta hermosa forma de artesanía casi olvidada.