zuheros

Zuheros, es una de las poblaciones más pintorescas y hermosas de la provincia. Situada en pleno Parque Natural, sus calles estrechas y sinuosas exhiben un impecable estado de conservación, con multitud de placitas y rincones llenos de sabor tradicional. Y de fondo, entre el pulcro caserío encalado, aparece la sierra, con sus crestas y tajos salpicados de olivares. Su caserío lo atraviesa tan solo un puñado de calles quebradas y sinuosas que avanzan hasta el balcón del castillo y los miradores de la Villa, de las Escominillas y del Bailón, con fantásticas vistas sobre el desfiladero y la campiña. Zuheros ofrece al visitante un amplio abanico de posibilidades para disfrutar con los cinco sentidos.

La estampa aguileña de su castillo, asentado sobre un gran risco, domina la imagen de esta pequeña localidad. Levantado por los árabes en el siglo IX y con restos de un palacio renacentista posterior, es una atalaya privilegiada para divisar un amplio horizonte, con campos marcados por líneas de olivos que serpentean por suaves lomas. Junto a la fortaleza-palacio se alza la iglesia de la Virgen de los Remedios, del siglo XVI, que luce un aspecto blanco inmaculado, al igual que el resto de las construcciones de la localidad, que evidencia su pasado árabe con intrincadas calles.