bubión

El barranco de Poqueira es el símbolo más característico de La Alpujarra. Formado por las localidades de Pampaneira, Bubión y Capileira, el barranco nace en las cumbres de Sierra Nevada y va recorriendo estos pueblos con gran espectacularidad.

Situado en el corazón de Sierra Nevada y a una altitud sobre el nivel del mar de 1.290 metros, Bubión es el pueblo más pequeño de los tres que forman el valle de Poqueira. Conserva muy bien las características de un pueblo alpujarreño, con estrechas calles donde perdura la memoria de su pasado morisco. Su céntrica localización le permite disponer de impresionantes vistas. En días claros se pueden observar a la vez el mar Mediterráneo y Sierra Nevada desde el mismo punto.

Además del impresionante paisaje que lo rodea, es imprescindible conocer su patrimonio arquitectónico urbano: las viviendas tradicionales, de terraos planos de launas y vigas de madera, así como las técnicas de construcciones del malhecho, que se adaptan a la gran pendiente del terreno y la escasez de suelos. Unos elementos característicos de estas viviendas son las chimeneas coniformes y la ornamentación en fachadas y puertas y balcones. Para que podamos hacernos una idea de cómo son los interiores y están distribuidos los espacios en una casa alpujarreña, el Ayuntamiento ha abierto a las visitas una Casa- Museo Etnológica, donde se reflejan las artes y costumbres del pueblo alpujarreño. Otro elemento característico del patrimonio urbano son las fuentes y lavaderos que salpican las calles angostas y decoradas con los más hermosos colores de las flores impactando sobre el blanco de las fachadas. Bubión conserva la fisonomía propia de los poblados bereberes.

El pasear por su casco histórico, por sus calles blancas llenas de macetas y flores, por calles llenas de fuentes que nos regalan agua pura de Sierra Nevada, puede producirnos una sensación de enorme belleza y tranquilidad, haciendo sentir al viajero que se encuentra en un lugar privilegiado. Aquí se hallan las casas más antiguas, con sus portales alpujarreños, conocidos como tinaos. La arquitectura de Bubión, así como la de todos los pueblos de La Alpujarra granadina alta, se caracteriza por casas sin tejados. Desde la época de ocupación árabe, las casas se empezaron a construir con launa, surgiendo los terraos. Se dice que tienen forma horizontal para impedir la acumulación de nieve en las salidas de la casa; de esta forma la nieve se queda en el terrao.