belfast

Belfast, la capital de Irlanda del Norte, es la ciudad más poblada del país y el segundo núcleo urbano más grande de la isla de por detrás de Dublín. Fue tristemente conocida durante las últimas décadas del siglo XX por ser uno de los lugares más golpeados por la violencia a causa del conflicto entre sus dos principales comunidades: republicanos y unionistas. Hoy, con el conflicto aún latente, Belfast es una ciudad que vuelve a disfrutar de una convivencia pacífica y que quiere darse a conocer a Europa y al mundo como un lugar moderno y con una importante actividad cultural.

Belfast ofrece el ajetreo y dinamismo de una capital británica al tiempo que es una puerta de acceso a la tranquilidad de la campiña norirlandesa. Situada en la cabecera del lago Belfast, esta ciudad es compacta y fácil de recorrer, ya sea en coche o a pie. Un paseo nos permitirá ver los edificios y monumentos más representativos, como el palacio de Justicia, la zona de los murales católicos y protestantes, el muro de la Paz que separa ambos barrios, el Ayuntamiento, la catedral de Santa Ana, la torre del Príncipe Alberto, la aduana y los astilleros donde se construyó el Titanic en 1912, convertidos hoy en un moderno museo y centro cultural. La calle Donegall, que parte del Ayuntamiento hasta el edificio de la Universidad de Queens, concentra la mayor parte de la vida comercial, donde encontrarás numerosas tiendas así como elegantes boutiques de diseño. Además, Belfast se ha distinguido en los últimos años como una ciudad volcada con las artes, con numerosos festivales y eventos.