CALZADA DE LOS GIGANTES

La Calzada del Gigante (Giant’s Causeway) es la estrella indiscutible de un viaje por el norte de Irlanda y, probablemente, la más famosa de todas las maravillas naturales de la isla. Se trata de una formación basáltica de bloques verticales hexagonales que parten del acantilado y descienden escalonados hacia el mar. Este peculiar escenario, único en el mundo, está declarado Espacio Protegido por la Unesco.

Del pueblo de Bushmills parte un tren de vapor que, en tres kilómetros, llega a la Calzada del Gigante. Esta singularidad natural está formada por una sucesión de más de 40.000 columnas de basalto. Se trata de un excepcional escenario natural, declarado Patrimonio de la Humanidad, donde el visitante se siente transportado a otro planeta al contemplar las miles de columnas en mágica armonía geométrica. La mayoría de las rocas son hexágonos y otras adquieren forma poligonal. Para añadir más misterio a un paisaje que deja sin palabras, tiene tras de sí una leyenda: fue un gigante guerrero el que construyó un sendero de piedra para cruzar hasta Escocia y luchar contra sus enemigos.

En realidad su formación se atribuye a una explosión volcánica que vertió lava basáltica sobre un terreno de piedra caliza hace sesenta millones de años. Los procesos de solidifi cación y erosión se conjugaron después para crear esta singularidad natural.