Valle de Nuria

Al Valle de Núria sólo se puede acceder a pie siguiendo las marcas del GR 11 o en el tren cremallera que parte de Ribes de Fresser con parada en Queralbs. También podemos tomarlo en este pueblecito de montaña, de paso visitarlo, comprar embutidos y ver su magnífica iglesia románica. En ambos lugares hay una amplia zona de aparcamiento.

El tren cremallera, en un viaje de algo más de media hora, atraviesa un paisaje de impresión superando un desnivel de más de mil metros. En Núria nos espera una geografía de alta montaña. El santuario de Núria, en un amplio valle, está rodeado de picos que rozan los tres mil metros. Además de excursiones de distintos grados de dificultad y longitud, en Núria se pueden realizar muchas actividades pensadas para las familias. Remar en el lago, montar en poni, tirar con arco y como no, visitar a la Virgen así como conocer las leyendas que rodean el lugar. El sitio, además de hotel, dispone de restaurante y tiendas de recuerdos.

Si el lugar actualmente es un destino reservado al relax y el turismo de naturaleza, hay que pensar lo curioso que resulta su fundación que se atribuye a san Gil. Según se cuenta, vino a predicar al valle en el año 700 huyendo de las persecuciones. A él se le dedica la ermita románica que hay cerca del santuario.