La ruta de la nutria y el estany LLong

En Boí tenemos una de las entradas al Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. Los taxis todo terreno nos dejarán en el mirador del Sant Esperit después de haber pasado junto al estany Llebreta. Desde allí, en algo más de una hora a pie llegaremos al estany Llong, uno de los muchos que se esconden en un paisaje idílico de alta montaña que en nada tiene que envidiar a los Alpes.

Durante el camino sin apenas desnivel, cruzaremos un espacio de marismas en el que el río Sant Nicolau se ramifica en distintos brazos. Vacas y caballos aprovechan en primavera y verano los pastos de alta montaña. El paisaje, salpicado de bosque de pino negro, abeto que se mezclan con algunas mancas de robles y hayas, es una verdadera delicia y tienta a los amantes de la fotografía. Cerca del lago Llong hay un refugio donde se puede comer y dormir.

Otra opción para andar un poco es seguir la denominada "ruta de la llúdriga" (ruta de la nutria). El itinerario se inicia en la zona denominada Palanca Molina donde podemos llegar con nuestro vehículo y desde allí ir subiendo hasta el mirador del Sant Esperit después de haber bordeado el estany Llebreta y la cascada del Sant Esperit. Con un poco de suerte y según la hora del día, podremos ver como alguna nutria se sumerge en las aguas en busca de algún pescado. Este mamífero es sinónimo de aguas impolutas y en los aledaños del Parque Nacional hace tiempo que se ha reintroducido con éxito.