Sant Sadurní d’Anoia

Sant Sadurní d’Anoia se puede considerar la capital del cava. Casi un centenar de firmas dan vida a la ciudad con algunas de las bodegas que son grandes obras del modernismo. Asimismo, aquí se encuentra el Centro de Interpretación del Cava ubicado en la Fassina de Can Guineu, una antigua destilería de vino de principios del siglo XIX. Este complejo ofrece un recorrido por el mundo del cava, desde sus orígenes hasta la cultura de su consumo pasando por la historia, el proceso de elaboración y el almacenamiento.

No hay que marcharse de la ciudad sin penetrar en este mundo subterráneo donde reposan miles de botellas y descubrir el secreto de un buen cava. Algunas de ellas se levantaron en la época en la que el modernismo estaba de moda, por lo que, a la posibilidad de gozar con este estilo arquitectónico se añade la calidad de los vinos y cavas. Este es el caso de Codorniu, una de las firmas más conocidas de cava. En 1895 se proyecta la bodega que podemos ver en la actualidad, cuyo diseño se encargó Josep Puig i Cadafalch. La obra se terminó en 1915 con una combinación perfecta entre creatividad y funcionalidad de las instalaciones. La antigua Sala de Expedición, se ha convertido en la recepción y es sólo una pequeña muestra de lo que veremos durante la visita a las instalaciones y jardines. La luz penetra a través de las vidrieras de colores, iluminando una sala que se sustenta sobre arcos parabólicos de grandes dimensiones. El Celler Gran fue la antigua sala donde fermentaba el mosto. Es un espacio grandioso de dos mil metros cuadrados dividido en tres naves que actualmente se ha convertido en museo. Bajo tierra, quilómetros de galerías construidos en ladrillo, son el lugar donde se desarrolla la segunda fase de la fermentación y crianza del cava. Allí podrás saber, entre muchas otras cuestiones, porqué las botellas descansan recostadas en pupitres y cada cierto tiempo se les imprime un suave movimiento.

Qué es el degüello y porqué se congela el cuello de la botella. Cual es la diferencia entre un cava brut, brut nature o brut reserva. Al final de un recorrido que dura más de una hora, la visita tiene premio y podrás degustar este elixir que surge de forma misteriosa.

Muy cerca, el Espacio Chocolate Simón Coll es una opción para los más golosos y los amantes de este derivado del cacao. Chocolate negro y cava son un buen maridaje, podrás comprar ambos productos y sorprender a tus amigos. ¿Sabías que el cacao proviene de un árbol llamado "Theobroma Cacao" que se encuentra solamente en los trópicos de todo el mundo? ¿Has visto alguna vez una haba de cacao? ¿Sabes qué aroma desprende el cacao recién tostado? ¿Te gustaría vivir in situ la elaboración del chocolate Simón Coll?

Al visitar el Espacio Chocolate Simón Coll te adentrarás en el apasionante mundo del chocolate. A través de un impresionante montaje audiovisual con imágenes espectaculares e innovadoras harás un recorrido vivencial por los orígenes, la cultura, la historia y el proceso de elaboración del chocolate Simón Coll. A través de las ventanas podrás ver el funcionamiento de una de las líneas de producción donde se estará fabricando este producto, a la vez que podrás degustar el chocolate recién hecho. Las explicaciones del guía acabarán de completar la visita haciendo posible que puedas experimentar con piñas y habas de cacao así como probar el cacao puro de origen Ghana.