Sant Carles de la Ràpita

Rutas relacionadas

Situada en el interior del puerto de los Alfacs, Sant Carles de la Ràpita es una población que vive fundamentalmente de la pesca y el turismo. El de Sant Carles es el puerto natural más grande del Mediterráneo y su flota pesquera, una de las más importantes de Cataluña. Cada tarde la llegada de las barcas es todo un espectáculo y la subasta un lugar para conocer las diferentes especies que cada día se capturan, entre ellas el apreciado langostino. Un corredor elevado permite a los visitantes ver de la subasta sin entorpecer el trabajo. Luego, habrá que buscar el mejor restaurante para probar una gastronomía marinera condimentada con productos sumamente frescos. ¡ Una delicia !.

Pero la historia de Sant Carles va ligada a la época musulmana con la construcción de una fortaleza -ràbita- cerca de la desembocadura del Ebro y en el siglo XVIII, época en la que Carlos III proyectaba construir una ciudad con uno los puertos más importantes del Mediterráneo occidental. De esta etapa, aunque el proyecto fracasó, se puede seguir la historia en el trazado urbano donde algunos edificios conservan la magnificencia de aquella época.

El paseo marítimo sólo para peatones, bordea el frente de mar y nos llevará desde el faro hasta el puerto. En el interior de la población hay que visitar la plaza del Mercado, centro neurálgico de la ciudad y desplazarse hasta el mirador de la Guardiola en la cima del monte conocido como la Torreta. La antigua torre de vigilancia permitía desde esta elevación divisar todo el Delta.

El edificio de Les Casotes vinculado al canal de navegación, ha sido rehabilitado para instalar el Museo del Mar, donde se podrá ver la relación establecida entre el Delta y el Mediterráneo. Los cuatro ejes temáticos de este museo serán la geología de la plataforma continental, los ecosistemas marinos costeros, la actividad marítima y pesquera en el mar del Ebro y la historia del municipio.