Gmunden

Gmunden es una pequeña ciudad a orillas del lago Traunsee, tiene el privilegio de haber puesto en marcha el primer tren del continente tirado por caballos, que unía entre 1836 y 1856 las localidades de Gmunden y Budweis. Entre las muchas actividades que se pueden llevar a cabo, los nostálgicos podrán navegar por el lago en el Gisela, primer barco en surcar los lagos de Austria. Una visita imprescindible es el castillo del lago de Ort, que se encuentra en una pequeña isla a la que se accede por un puente de madera. Frente a él se casan cada año unas trescientas parejas.

Pero lo que ha hecho internacionamente famosa a esta ciudad balneario es su cerámica, que se caracteriza por una decoración sencilla a base de líneas verdes, denominada Grüngeflammte. Se trata de unas alegres líneas en forma de círculos sobre un fondo blanco, que desde el siglo XVII adornan platos, tazas, jarrones e incluso azulejos para estufas, y que podremos reconocer en algunos monumentos de la ciudad.