Minas de Sal de Bex

Ubicadas a los pies de los Alpes de Vaud, las MInas de sal de Bex reciben la visita de numerosas familias en busca de una experiencia única. Este yacimiento que fue descubierto en el siglo XV continúa en explotación hasta el día de hoy. Alberga un museo en el que se presentan las diferentes técnicas de extracción desde sus inicios en el año 1684 hasta la actualidad, así como la historia de este concentrado de minerales que durante siglos significó riqueza y poder. Pero quizá lo más divertido de la visita sea el viaje en un tren minero que traslada a los visitantes desde la entrada de la explotación hasta una primera galería situada a 450 metros de profundidad. Un recorrido de kilómetro y medio por un túnel húmedo y muy estrecho que se complementa con una visita a pie de aproximadamente una hora. El circuito dura en total dos entretenidas horas.