Beja

Rutas relacionadas

En el interior alentejano se encuentra Beja, una ciudad agradable y repleta de encanto. Beja, capital tradicional del otrora denominado Bajo Alentejo, se alza en lo alto de una colina a 237 metros de altitud. Es otro pueblo fascinante, con gran historia, pues ya existía antes de la llegada de los romanos. Aquí se firmó la paz entre Julio César y las tribus Lusitanas, lo que motivó que se le llamara Pax Julia, nombre que todavía podemos encontrarnos.

Ubicada en una extensa meseta de tierras fértiles, que se conoce con el nombre de «barros de Beja, esta tierra permite todo tipo de cultivos, y es que estamos en la verdadera huerta del Alentejo. El trigo y la vid se dan la mano como las principales actividades agrícolas, porque también es tierra de alfareros y de mármol. Sin olvidar la potente industria del corcho. No en vano Portugal es de los primeros países del mundo en producir corcho para los tapones de botellas de vino.

Otra de las tradiciones, muy dulces en este caso, de Beja, son los deliciosos doces conventuais portugueses (los dulces de los conventos). Es obligado probar uno de ellos, el pão de raia, elaborado a base de almendras y calabaza, ingredientes que no faltan en la zona.