Aubusson

Aubusson es una bonita población de poco más de cuatro mil habitantes que se halla en el punto de encuentro de varios ríos, en el cruce del valle del Creuse y de los valles del Beauze, del Fôt y del Ouchette. Pasear por el barrio de la Terrade, con su viejo puente de piedra que atraviesa el Creuse y sus bonitas casas colgadas al borde del agua es una experiencia de lo más placentera y relajante.

Aubusson gira en torno a su savoir faire particular: la tapicería. En toda la ciudad se respira el fino trabajo de sus delicados artesanos que utilizan telares horizontales, denominados de lizo bajo, en los que el tejido se realiza en el revés de la futura tapicería. Renombrados pintores como Braque, Picasso, Le Corbusier, Léger, Cocteau, Calder o Kandinsky trabajaron en en esta artesanal población.

Tan especial es este oficio que la Unesco lo ha incluido en su listado de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Y es que el tapiz de Aubusson es célebre por su calidad y por la complejidad de su fabricación, pues el proceso comprende no solo una técnica muy compleja, sino además la intervención de numerosos artesanos de una serie de oficios diversos. A lo largo del día tendréis la ocasión de aprender los secretos de su elaboración, pues Aubusson es el único lugar del mundo donde coinciden todos los artesanos necesarios para la fabricación de un tapiz. Aquí se encuentra desde el productor de lana hasta el vendedor, pasando por el que tiñe la lana de forma artesanal, el especialista en pintura de cartones o el montador de lizos. La Cité Internationale de La Tapisserie y Musée du Carton de Tapisserie, lo dejan claro.