Trani

La medieval ciudad de Trani es otra de las poblaciones históricas de la costa y una de las joyas de esta ruta. Conocida como la “perla de Apulia”, Trani es sofisticada, sobre todo en verano, cuando visitantes adinerados abarrotan los bares de su puerto deportivo. En el centro histórico se podrá apreciar el encanto de sus iglesias medievales, sus calles de piedra y sus decadentes y bellos palazzi.

Su principal reclamo es la austera catedral románica de San Nicolás Peregrino, de piedra blanca, con una situación privilegiada frente al mar, y cuyas puertas de bronce son obra de Barisano di Trani. Las dimensiones y calidad constructiva de esta catedral románica (siglo XII) demuestran que los puertos de esta región de Puglia fueron enclaves estratégicos para los distintos imperios mediterráneos. Al atardecer, cuando la luz del sol transforma la delicada piedra rosácea, luce más bella si cabe, con el azul del mar de fondo. Frente a los barcos, pesqueros y de recreo, espera una hilera de pequeños restaurantes con velas en los que degustar un buen marisco recién sacado del mar. Es casi la postal perfecta. Si uno se pierde por sus calles descubrirá la sinagoga de Scuolanova ( a 400 metros de la catedral), una de las cuatro que había en el barrio judío de Trani en el siglo XII, transformada en iglesia en el XIV y devuelta a su culto original en 2006.