Manneken Pis

Muy cerca de la Grand Place, se encuentra el Manneken Pis, una de las figuras más controvertidas de la capital y uno de sus iconos turísticos. Esta legendaria estatuilla de bronce data del 1619 representa a un niño orinando y se ha convertido en uno de los símbolos más reconocible de Bruselas. Cuenta la leyenda que, con su gesto, apagó la mecha de una bomba destinada a la monumental plaza; sin embargo, para los bruselenses personifica su carácter irreverente.

La escultura se suele vestir con trajes especiales para celebrar fechas importantes. El nuevo museo "La GardeRobe de Manneken-Pis" (El ropero del Manneken Pis) exhibe más de un centenar de los casi mil disfraces que ha vestido el pequeño desde 1698. El museo, está organizado según las temáticas de los trajes, que van desde la geografía y la cultura hasta los motivos benéficos, pasando por personajes famosos, deportes y diseñadores de moda. Las más de cien piezas expuestas muestran al pequeño disfrazado de diferentes profesiones, como médico o policía; personajes de ficción, como el galo Obélix, de los cómics de René Goscinny, o trajes representativos de todas las regiones del mundo.