Lago Titisee

De origen glaciar, el lago Titisee, que lleva el nombre de su localidad, hace mención al emperador romano Tito, que pasó por allí con la legión romana hace dos mil años. El lugar es de los más concurridos y visitados en los meses estivales, lo cual no es de extrañar, pues con sus dos kilómetros de largo y 700 metros de ancho es el mayor de la región. Cisnes y patos chapotean por estas gélidas aguas compartidas con las barquitas que llevan de paseo a turistas y lugareños.

Uno de los paseos más recomendables es el que lleva en barco hasta el hotel Alemannenhof. En él se puede disfrutar de las estupendas vistas que ofrece la terraza así como de un café o una irresistible tarta de la Selva Negra, la schwarzwälder kirschtorte.