Garmisch-Partenkirchen

Rutas relacionadas

A unos 61 kilómetros de Innsbruck y en territorio alemán se halla Garmisch-Partenkirchen. Ambos pueblos se fusionaron en 1936 para la celebración de los Juegos Olímpicos de invierno y hoy conforman uno de los destinos favoritos de los aficionados a los deportes de nieve. Para quienes necesiten un poco de urbe, tanto en Garmisch como en Partenkirchen los paseos son fácilmente abarcables y gratos. En la primera, prácticamente toda la actividad gira en torno de la plaza Marienplatz, en donde se ubica además la oficina de turismo. En la segunda es obligado visitar la calle Ludwigstrasse, vía histórica que dos mil años atrás formó parte de la antigua Vía Claudia romana. Los edificios que la flanquean, muchos de ellos comerciales hoy en día, son un auténtico espectáculo de la arquitectura bávara alpina. No pase por alto la escena del nacimiento de Jesús pintada en la fachada del número 15 ni la visita a la iglesia de San Sebastián, una pequeña capilla de color anaranjado junto al cementerio que se utilizó en la Guerra de los Treinta Años en el siglo XVII. Los amantes del senderismo preferirán hacer alguna excursión por los Alpes. La principal atracción del enclave es la ascensión al Zugspitze, que con sus 2.963 metros es la montaña más alta de Alemania. Se llega hasta la cima en un funicular que tarda poco más de una hora, o en un teleférico que realiza la ascensión en diez minutos. Se puede subir por una ruta y bajar por otra con un billete válido para ambos medios. El ticket incluye en invierno un pase diario para esquiar.