Parque Legoland

En la ciudad bávara de Gunzburgo, a una hora de Múnich y de Stuttgart, hay un país en el que cualquiera puede ser un héroe, Legoland Alemania, un parque que nos sumergirá en un mundo mágico construido con bloques de colores. Un parque tan grande como 26 campos de fútbol, con más de cincuenta atracciones excepcionales, construcciones volantes, espectáculos en vivo, un pueblo vacacional y detalladas maquetas fieles a la realidad, hechas con más de cincuenta millones de piezas de Lego, distribuidos en ocho fascinantes mundos temáticos. Atracciones acuáticas y montañas rusas convierten esta visita en un éxito absoluto.

En este paraíso infantil niños y mayores no pueden dejar de asombrarse de la cantidad de atracciones que hay hechas con estas piezas de lego. Zonas como Miniland, una reproducción a escala de monumentos y sitios del mundo es una maravilla tan apasionante para niños como para mayores. Pero además de eso, en las instalaciones hay cuatro atracciones de agua, barcas para montarse y navegar por un circuito, un barco pirata desde el que disparar al enemigo, dos montañas rusas o naves espaciales que se levantan y giran, trenes infantiles; el espacio Fabrik, en el que observar cómo se fabrican las piezas además de poder comprar a granel las más raras o las más comunes. Y para acabar de redondear la visita, una sala de cine 4D da vida a las piezas de Lego.