Castillo de Herrenchiemsee

Rutas relacionadas

Construido por Luis II de Baviera en 1878, pretendía ser un homenaje al Versalles que en su día habitara su tocayo francés Luis XIV, monarca por el que el germano tenía gran admiración. De ahí que en el castillo se alberguen el Gran Salón de los Espejos, de 98 metros de largo, el dormitorio real, utilizado sólo durante diez días, o la impresionante escalera doble del Embajador. El castillo, donde nunca residió este Rey Loco formó parte de uno de los múltiples caprichitos de similares facturas que lo llevaron a la bancarrota y contribuyeron a colgarle el famoso apodo, además de inhabilitarlo en su cargo. Para poder acceder al castillo, instalado en la mayor de las islas del lago Chiem, hay que tomar un barco en Prien Stock y atravesar los espléndidos jardines que lo preceden.