Monreal

Rutas relacionadas

Conocido como el pueblo con las casas de entramado de madera más bonitas de la región, fue un asentamiento medieval de los condes de Virneburg protegido por una muralla y dos castillos. Sitiado en 1632 por los suecos y en 1689 por los franceses, consiguió más tarde resurgir como ciudad dedicada a la industria textil pañera. Vistosas casas de paredes entramadas de los siglos XVI, XVII y XVIII restauradas con cariño son testigos de esta convulsa historia a lo largo del curso del riachuelo Elz. En una visita guiada por la zona podrás descubrir interesantes relatos sobre antiguas generaciones de condes, la discordia entre los hermanos y la relación con la conocida familia Virneburg. En el centro histórico destaca la casa bajomedieval Viergiebel, que data del año 1492 y ha sido recientemente restaurada.